Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 5 de mayo de 2008

No sounding Conversation



Dicen que la vida más emocionante es la de la gente de a pie, la del pueblo llano, aquellos que ven en las pequeñas cosas, los detalles más simples para otros, las verdaderas cosas importantes.


Esta canción me encanta escucharla cuando voy en autobús a clase o vuelvo de allí. Me gusta mirar a la gente, conoces muchos de ellos sólo por ver a donde miran, qué hacen, dicen o cómo se mueven, incluso cuando las miradas se cruzan se dice mucho más que cuando mantienes una conversación, el 90 por ciento de las veces estúpidas, sin sentido, nada más que para ser educados y cordiales.
El otro día me fijé en una chica alta, morena de ojos marrones, nacida aquí, segurísimo... La chica iba de pie, apoyada en los agarraderos del autobús para no caerse con las curvas, ya que, como de costumbre, y a las 2 y media del medio día, el número 20 iba llenísimo de gente.
La chica sólo miraba a la ventana recostada de lado, en ningún momento volvió la vista. No era ni guapa ni fea, pero tenía algo especial y no podía dejar de mirarla. Cuando casi llego a mi parada, veo que sonríe para sí pero que no puede evitar que se refleje en la comisura de sus labios que se acaba de acordar de algo bonito pues los ojos se vuelven risueños.
Cuando ella sonrió, yo también. Pues con haber estado mirándola durante 10 minutos sentía la necesidad de sonreir con ella. Seguro que no se dió cuenta de que me fijé en ella. Y puede que muchos se hayan fijado en mí de la misma manera. Pero, pensando así siempre hay alguien que piensa que estarás pensando, que espera que reacciones de forma diferente y que, aunque sea de manera efímera, no estamos solos ni un segundo del día. Siempre nos persigue una mirada insistente.

Me encanta viajar en autobús sola cuando está con gente a la que no conozco de nada mientras escucho mi música y empiezo a mirar alrededor a ver si encuentro a ese extraño con el que conectar, aunque sean sólo un par minutos, segundos, instantes... polvo de recuerdo olvidado entre el olor a gasolina y el calor de un verano que empieza a acechar...



PD: Decir, que por fin incluyo las fotos de Japón, Irlanda... y demás álbumes que tengo en el espacio del MSN y que pongo aquí a la derecha en una nueva sección para acceder directamente a las fotos y comentarlas si quereis :D.

2 comentarios:

  1. Uff, sabes cuanto hace k deje de ver a la gente de esa manera?

    Con los años se vuelve uno desconfiado, huraño y antisocial. Yo oigo música para desconectar del mundo y de la gente cuando voy por la calle, y los observo por precaución.

    Con la edad no buscas caras amigas, si no defenderte del mundo.

    No se si es triste, pero es lo k hay.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bonito, Ari!
    Incluso yo mismo he sonreido imaginando ese momento que cuentas.
    Yo creo que tambíén me ha pasado algo parecido alguna vez.

    ResponderEliminar