Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 18 de septiembre de 2008

Imperdonable




¿Hay cosas imperdonables? ¿Se puede ser alguien que no se pueda perdonar? ¿Sin segundas oportunidades?
Las hay, pocos son afortunados de optar por elegir otro tipo de vida, de cambiar de parecer, de decir BASTA, de dejar atrás a todo y a todos sin dar explicaciones.

Pienso que esas personas son las más afortunadas. No me gustaría sentir pena por nada, ni siquiera compadecerme de mi misma. Podemos decir adiós, pero el peso de la despedida supera la gravedad reconocible por la astrofísica. Detente ante los sentimientos que no quieres que se descubran. Pero tus movimientos, tu mirada, el sudor de tu frente te delata.

Y sin quererlo puedes ser imperdonable para alguien. Algo que no querías que se supiese se sabe, niegas, pero de nada sirve. Suplicas compasión, vuelta a la rutina, volver atrás en el tiempo para intentar evitar la catástrofe.

Si tuvieramos el don de dominar el tiempo y el espacio, de superar la velocidad de la luz y volver para rectificar nuestros errores, sería el peor desastre mundial. Así el ser humano es como aprende a que no se puede ser DIOS.

sábado, 13 de septiembre de 2008

Cuando el dique se rompe

Permitidme deleitaros con este tema que roza la perfección:



Siempre he pensado que la vida tiene sus ventajas y sus incovenientes. Cuando te haces adulta te das cuenta que las cubiertas se desatan del dique. Abandonas la dársena de tu infancia y adolescencia y te adentras en el oscuro océano de sueños rotos ahogados en el mar. ¿Pero y qué? Colón se echó a la mar pensando que visitaría mundos de Asia y mira con lo que se encontró, un lugar nuevo que explorar. ¿Es que la vida no puede ser aventura y descubrir nuevas formas de vivir, sentir, pensar y olvidar?

Cuando el dique se rompe ya no tienes un lugar fijo donde quedarte. Por lo menos para mí.

Los cabos empiezan a desgajarse. Noto que se me astillan los dedos de los afilados filamentos de cuerdas que no quieren que te alejes. Pero aquellos puertos que abandonas son recuerdos, dulces retratos del pasado que guardas en tu viaje a otros mundos.

Oh bien, oh bien, oh bien...



Esta canción me hace entrar en un estado que no se explicar, como si me excitara por momentos y me hiciese explotar en miles de partículas, tal explosión nuclear, tal supernova...