Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 29 de diciembre de 2008

Me comes por dentro... me comes por dentro... me comes por dentro




Me comes por dentro... me comes por dentro... me comes por dentro...


No puedo dejarlo...


Summertime...


Lo tengo todo, pero deseo aún más...



Me comes por dentro... no me queda nada para mí...





Me cuesta tragar

domingo, 28 de diciembre de 2008

En los campos de fresas para siempre





Siento defraudaros de nuevo, pero ahí va otro post surrealista, melancólico y anómalo. Es lo único que me sale cuando intento escribir algo... y más los días como hoy.
Siempre he adorado esta canción, es muy significativa. Es una de mis favoritas de los que yo considero líderes de la GRAN música, de los buenos acordes, de las brillantes composiciones y laboriosas letras, llenas de significado, sentimientos y emociones. Muchos piensan que los Beatles son un montón de mierda dulzona y empalagosa, pero los que dicen eso es que no llegan más allá de oir, no se paran a escuchar.

Y ¡pam! Vuelta a empezar, la cabeza me da vueltas, vuelvo a irme a mi campo de fresas alejado de la mano de Dios, allá en las estrellas extragalácticas y subyacentes de todo lo conocido. Mi mente se difumina en todos los tonos, matices y colores conocidos y desconocidos, atravesando la escala de blancos, rozando los ultravioletas y los infrarrojos. Me voy al campo de fresas rojas, donde la vida es jugosa, dulce y con cierto sabor amargo que enciende mi piel. Oh... ¿por qué estás emociones no puedo compartirlas? Siento que son sólo mias y de la música. ¿Nunca os habéis parado a imaginar, sólo un momento, por qué se te llena el alma en momentos tan efímeros y tan íntimos para que luego te arrebaten ese instante cuando abres los ojos? Yo nunca quiero abrirlos, pero es necesario, si no, sería el ser más autista de todos. ¿Qué pensarán aquellos que no pueden comunicarse como los demás? ¿Verán los campos de fresas? Su cuerpo está donde todos lo pueden ver, pero ¿y su alma? ¿su espíritu? ¿sus emociones? ¿sus sentimientos? No quiere despertar a la realidad, la fuerza, quien quiera o que quiera que sea que nos creó le ha dado esa desgracia o, quien sabe, ese don, para alejarse de la realidad que se le brinda para abrir los ojos a aquello a lo que lo demás no podemos ver ni imaginar. Ahora mismo, en este preciso instante, mientras llueve fuera, mientras caen gotas de lluvia finas, inexistentes, pero que tapan la luz de la luna, me siento un poco alejada de la realidad. Me siento bien. Me siento viva. Me siento con ganas de compartir todo lo que siento. Pero no hay nadie.


Vuelven a ser días de lluvia. Sin tormenta. En silencio. Sin ruidos. Sólo la tenue lluvia y yo. PAZ





¿Sabiais que John Lennon concibió esta canción estando en España, más concretamente en Almería? Justo en una casita abandonada a sólo 500 metros de mi casa. Fíjate tú lo que son las cosas. Canción que enjendró a una multitud de nuevos soñadores...

miércoles, 17 de diciembre de 2008

La canción maldita



A veces entiendo todo lo que dices maldita. Eso es lo que fuistes, una mujer rozada por la mala suerte, las desgracias, pero que seguramente conoció pasiones y sentimientos que poca gente ha sabido encontrar. Has tenido la suerte de cruzarte con el mal y el bien al mismo tiempo. Has experimentado lo inexperimentable. Has saboreado la música y has conseguido seguirla. Has conquistado a tantos hombres y mujeres que sientes no poder darles todo lo que se merecen.

Eres una cantante maldita y adoro tus canciones.


Dicen que cuando escuchas "Gloomy Sunday" un oscuro y temido sentimiento te recorre de arriba abajo. Y no me refiero al odio. Es la canción húngara del sucidio.

Os recomiendo La Caja Kovak

lunes, 15 de diciembre de 2008

Una nueva agenda, un nuevo bloc de notas, un nuevo diario y una nueva forma de respirar




Dentro de dos semanas un nuevo año va a empezar. Hoy he estado en el fnac para comprar mi material de año nuevo donde plasmar todo lo que me pase, piense, sienta, interprete, desfigure y recuerde. Una agenda para llevar al día mi alocada cabeza, despistada y desorientada, un bloc de notas Moleskine (ojo... una pijada como ninguna, pero que es toda una preciosidad), para anotar todo lo que me ocurra fuera de casa y del zulo y un diario, para, simplemente, desahogar lo que aquí no puedo, enlazar mi puño y letra con mi espíritu y comenzar así un nuevo proyecto que tengo en mente. Necesito leer, ver, conocer, palpar, sentir, admirar, odiar, amar cosas nuevas. No puedo estarme quieta porque me asfixio. Las cenizas de cosas pasadas sólo copan un pequeño montículo de recuerdos bonitos y acciones ridículas. Cada vez se alejan más rápido y desaparecen con el aire denso que antes respiraba. Y esto no es sobre amor.

Sé que es un nuevo día, un nuevo amanecer, una nueva etapa que comienza antes de lo previsto.

Volaré a donde el viento quiera que vaya.

martes, 9 de diciembre de 2008

Me gusta como eres



Siempre me gustó esta canción. Siempre me había evocado cosas muy bonitas y lo sigue haciendo. Pero es diferente, ya no me pone triste. Sonrío cuando la escucho. Ilumina muchas cosas. Prende fuego a mi imaginación y sonrío a escondidas como una niña cuando sabe que ha hecho una travesura sin malicia.

Y me inspira a escribir.

Algún día seré la protagonista verdadera de esta canción. Seré aquella herida en el corazón que no duele. Una veleta que se mueve sin obeder al viento. Una balanza que medirá el tiempo, la soledad y el silencio. Seré la causa donde se vayan los sueños. Aquella calle que lleva a donde se quiere llegar...


^^


Lalalaaaala (8)

domingo, 7 de diciembre de 2008

Magnolia



Esta tarde he pasado tres horas viendo una gran película, minimalista e íntima hasta el final. En el largometraje se habla de que en la vida real pasan cosas curiosas, coincidencias extrañas, conexiones desconocidas, que la vida no se sabe si es cuestión de azar o del destino, si es la razón por la que ocurren esas cosas que llaman a nuestros sentidos para dar lugar a que la realidad supere a la ficción. El final de la película es totalmente inesperado, incalculable, intransigente, inocuo, ilusiorio... como la vida misma. Recomendada.

Y, respecto a todo y cuanto me hacen pensar estas buenas películas llegas a reafirmarte pensamientos que no encontraban una interconexión plena. Sensaciones que estaban vacias y acaban por llenarse. Para mí el arte esta en el ser humano que sabe mostrar al mundo sus verdaders deseos, he ahí las grandes películas, las obras de arte, el teatro, la danza, la ópera, la música, el cine, una simple voz bonita que levante a todas las almas dormidas.

Esta canción, que pertenece a la BSO de la película, es tremendamente triste, desgarradora y realista. Bebemos para olvidar, hacemos las cosas como creemos que son correctas de hacer para darnos cuenta de que nos hemos equivocado. Y sabemos que ese sentimiento de culpabilidad, ese remordimiento que te reconcome de consciente a subconsciente pasando por el incosciente no va a parar hasta que hagamos algo por remediarlo.

Ya lo dice la canción: Wise up or give up.

Puede que me sienta de nuevo como una magnolia, con pétalos de acero y corazón de espinas.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Dulce Diciembre



Hoy me siento como un capricho de Goya. Salido del más reticente de sus neuronas y del más rebelde de sus deseos. Porque ya estamos en diciembre. ¡Oh, diciembre! Todos los que me conocen saben que es mi mes, mi melancolía durante 31 días, las luces de mi espíritu y estepas de mi piel. Quizá sea el espíritu navideño, pero me hace ser más positiva en estos momentos... digamos, inestables de una etapa que le queda poco por acabar. Me veo como el cachorro que asoma la cabeza a un lugar nuevo, a un vacio que he de rellenar con nuevos encuentros, deseos, recuerdos, ilusiones, hechos, realidades, sueños, desastres, estupideces, ambiciones, lujuria, pasiones, risas, llantos, saber estar, descontrol, ánimo, desánimo, pena, glora, alegría, abrazos, hostias, caídas y subidas constantes, plumas, rosas, frutas, chocolate, cigarros de mantequilla, alcohol de golosinas, aire de caramelo, agua de veneno, sol, lluvia, luna, viento, maquillaje, frío, calor, caricias, letras, libros, canciones...

Este es sólo un diciembre algo más amargo, llamémosle agridulce. El que viene será increíble y si no lo es, volveré a ser otro capricho de Goya y volveré a desear que el próximo sea mejor.

Aún así, gracias por llegar. Que el frío y las luces de Navidad no desistan.


Plumas