Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 18 de junio de 2010

Las vidas posibles de Mr. Nobody


Las vidas posibles de Mr. Nobody: Magnífica y brillante película que pone en entredicho el poder de elección del ser humano. La excusas con las que nos justificamos cuando creemos haber tomado la decisión incorrecta es el camino del aprendizaje, de la madurez, de la experiencia. Esta película con una fotografía impecable y un uso de recursos estilísticos y narrativos que ya echaba de menos en el cine de ciencia ficción, desgarra la idea del paso del tiempo. Con una gran base científica y la fe de aquellos que creen que todo ocurre porque nuestro destino está prefijado, Mr. Nobody se convierte, para mí, en una película más de referencia para debatir sobre la condición del ser humano en el Universo, de la teoría del caos y el orden dentro del tiempo hacia la misma dirección: hacia delante. Pero este largo cuestiona las leyes de la física e intenta responder desde el sentimiento universal del AMOR que existen cantidad de Universos diferentes, miles y miles de probabilidades que se rompen con la última decisión y que no todo está perdido. Sólo hemos de esperar a descubrir aquéllas dimensiones escondidas o contar el tiempo hasta que surja el Big Crunch o contracción del Universo o ansiar soñar esta noche con aquella decisión que nunca tomamos y pudo cambiarnos la vida. Pues cualquier probabilidad nos cambia, nos transforma, nos hacer seres.

Expongo a continuación el fragmento de la película que más me impacto y me llevó a volver a investigar sobre la teoría de las cuerdas. El cine, señoras y señores, hace posible que una explicación tan compleja como, a la vez, tan simple, se resuelva en una nueva incógnita: ¿Y si nuestro espacio fuera atemporal?



"¿Cómo fue todo antes del Big Bang? No hubo un "antes" pues antes de esto el tiempo no existió. El tiempo es el resultado de la expansión del Universo en sí. ¿Pero qué pasa cuando el Universo deja de expandirse?, ¿y el moviento es al reves?, ¿cuál sería entonces el tiempo natural?
Si la teoría de las cuerdas es correcta el Universo posee nueve dimensiones espaciales y una dimensión temporal. Podemos imaginar que en el comienzo todos los universos estaban mezclados y que durante la Gran Explosión surgieron sólo tres espacios de diferentes Universos: las tres dimensiones: altitud, longitud y profundidad, sin olvidar una cuarta dimensión que denominamos tiempo. ¿Qué pasa con los otros séis? La respuesta es que puede que sigan juntos.
Y si vivimos en un Universo atado con nudos de cuerdas, ¿cómo distinguimos entonces entre ilusión y realidad?
El tiempo como lo conocemos es un universo donde experimentamos sólo una dirección: hacia delante. Pero... ¿y si ese universo no fuera espacial sino atemporal?

Si mezclas el pure de patata con el tomate verás que ya es para siempre, no puedes volver a separarlos.
El humo que sale del cigarro de papá nunca vuelve a entrar.
No podemos volver atrás.
Por eso es difícil elegir.
Tienes que tomar la elección correcta.
Mientras no escojas, todo es una posibilidad".


El trailer de la película. RECOMENDADÍSIMA para aquellos curiosos que no se cansan de indagar en las incógnitas que nos ofrece la vida y este Universo de miles de dimensiones y probabilidades:

lunes, 7 de junio de 2010

Sequía



El otro día me encontré con mi amiga Estefanía, a la que no veía desde el instituto. La pobre llevaba sin beber agua unos 4 años. Su estado era lamentable: sus ojos caídos, la boca exigiendo saliva y la lengua rota por la deshidratación. Asustada por la imagen que me mostraba, le ofrecí mi botellín de agua. Ella se abalanzó hacia él al asomarse por la cremallera abierta del bolso. Bebió todo el contenido pero, al contrario de lo que debería pasar, su estado empeoró.

Quería llorar pero no le quedaban lágrimas. Se las había bebido todas.

En el agua se crearon los primeros seres vivos. Sin ella el ser humano no existiría. Pero hay riachuelos de un agua muy distinta, fluye por otra parte del cuerpo y se escapa en actos y sonrisas.

"¿Pero qué hace uno cuando tiene sed y el agua no está cerca?"

Esto fue lo último que me dijo Estefanía antes de caer al suelo sin vida.

La autopsia reveló falta de cariño, soledad crónica y una terrible melancolía y desasosiego por una mirada gris que nunca volvió a reconocer.

Fotografía: Rocío Hernández

viernes, 4 de junio de 2010

Crecer contigo



- ¡Hey, pequeña! ¿Y tú qué quieres ser de mayor? -le acarició la cara a la joven de rasgos orientales que tenía a su lado, acostada en su lecho.
- Tú.
El hombre la miró extrañado, giró la cabeza en gesto de duda, miró hacia un lado, luego al techo, se frotó el mentón con sus dedos fuertes y estilizados y volvió a mirar a la joven:
- ¿Yo? ¿Por qué?
La joven entornó sus ojos verdes al agudizar una sonrisa pícara, a los pocos segundos respondió:
- Porque así sería capaz de reconocer cada rincón de tu piel, encontrar cada pieza rota de tu alma y reconstruirla en poco tiempo, adivinaría cada pensamiento y cada caricia sin tener que preguntarte cada mañana al despertar si me quieres.
Quiero formar parte de ti, transformarme poco a poco en tu alma. Crecer contigo.

Él busco su mano y la agarró con fuerza. En silencio volvieron a caer en un profundo sueño hasta convertir las palabras en ilusiones.

En sus sueños seguían agarrados de la mano construyendo el sendero que les dirigía hacia la incertidumbre.